antonia alarcón


proyectos


visualización de datos y afectos en bordado
arrastra los mapas para ordenarlos a tu gusto o dale doble clic para aprender más sobre flujos migratorios en México




























































Quiénes nos subieron el dolor
de esas montañas se van diciendo las inmensas
praderas del cielo ... Somos todos los pastos de
este mundo les contestan
Raúl Zurita, Primer canto de los ríos.



Explora otras secciones del proyecto:

BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES          |             PLANTAS MIGRANTES    |           TINTES NATURALES     


Una playlist de Spotify con canciones sobre migrar, yendo o regresando:




México está inundado de ríos invisibles, de pies que recorren el territorio en silencio. El proyecto Todos los pastos del mundo plantea la creación de una serie de mapas bordados que ilustren distintos flujos migratorios en México, representados como las distintas formas que tienen las plantas de migrar (esporas, rizomas, semillas, traslado, entre otras). Estos se realizan a partir de la visualización las estadísticas según las puntadas de cada bordado, trazando los recorridos migrantes por el territorio mexicano.

México es tanto un país que recibe migrantes –360,000 sólo en 2019– como que da migrantes –siendo el 2º país con más migrantes en el mundo–. Al mismo tiempo, contiene sus propios flujos internos, ya sea migración campo-ciudad, como destino intermedio camino al Norte, o desde otros países de Latinoamérica. México es un entramado infinito donde sus habitantes estamos en constante encuentro con la otredad. Mas la migración no es solo humana.  La mezcla de la narración y las plantas en el medio artístico puede crear metáforas con las que es más fácil empatizar. En una sociedad tan mezclada y en constante transformación, es necesario crear dinámicas donde invitemos a la conexión con los demás.
El textil es una herramienta tanto política como poética, desde su materialidad hasta su discurso. El textil remite a la memoria, al afecto, a lo táctil; campos desde los que podemos construir nuevas narrativas y acercamientos a los conflictos que nos rodean. A través de los mapas, al mismo tiempo que visibiliza las problemáticas actuales, se invita a los observadores a ser más amables, más compasivos y benevolentes con las personas y la naturaleza que nos rodean.
Vivimos en un momento en el que tenemos que reconfigurar la forma en que interactuamos entre nosotros y con nuestro entorno. Es necesario comprender que las personas y los bienes naturales no son para nuestro servicio, sino para los seres vivos que debemos respetar y cuidar, todos los días, todos los momentos, mientras nos sostenemos mutuamente.


* Proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, parte del programa Jóvenes Creadores 2020 - 2021.